Home / Blog / Sobrevivir al drama del newsletter: Los secretos de copywriting que mejorarán tu estrategia de email marketing

Sobrevivir al drama del newsletter: Los secretos de copywriting que mejorarán tu estrategia de email marketing

Hay cierta tendencia a construir textos poco persuasivos, y cuando hablamos de newsletter, los índices de apertura dependen, básicamente, de la calidad de nuestros textos.

Tener una buena lista de correos electrónicos no conlleva necesariamente que estos tengan un buen recibimiento por parte de nuestros usuarios. Como empresas, en lugar de ofrecer información de valor, muchas veces usamos los emails para fines puramente comerciales. Uno de los errores más frecuentes es comunicar básicamente el objetivo de venta. Y eso es algo que no gusta al usuario… Así que, aunque lleves tiempo usando el correo electrónico, seguro que puedes mejorar tu estrategia de emailing.

1. ¡Cuidado con el título!

El tiempo que nos tomamos para decidir si abrimos o no un correo es reducido. Más o menos, de unos 2 o 3 segundos. Es por eso que el título (el asunto del email) es fonamental para intentar convencer al usuario de abrir nuestro newsletter. ¿Cuáles son los requisitos para construirlo bien? Aquí algunos:

  • Nunca debe ser largo: Si es demasiado largo, el título saldrá cortado y no podrá leerse por completo, se recomiendan menos de 40 carácteres.
  • Engancha con tu propuesta de valor: Expresa en el título tu propuesta de valor: si tu lista está bien segmentada y te diriges a las personas adecuadas, explicando en el título tu propuesta de valor vas a gener mayo interés.
  • Ve al grano: El título no es lugar para la divagación: sé específico.

 

2. ¿Tienes claro qué tono debes usar?

Recuerda que tus emails, aunque estén dirigidos a miles de personas, deben ser cercanos, como si estuvieses manteniendo una conversación con un único lector. Aunque seamos gregarios, todos nos sentimos orgullosos de nuestra individualidad y nos encanta que se dirijan a nosotros por nuestro nombre.

Gracias a los gestores de email, ahora es posible utilizar una etiqueta con la que podrás mencionar a cada receptor del mensaje por su propio nombre de pila.

3. Nunca te alargues

Muy pocas personas van a detenerse realmente en el contenido de tu newsletter, así que tu objetivo debe ser, no solo que tus usuarios abran tu email sino mantener la atención de los que llegan a abrirlo. Un consejo es construir siempre frases cortas, para que sean de fácil comprensión y ayuden a mantener la atención del lector.

4. NO vendas tu producto

Nunca te limites a vender tu producto, acuérdate de tu propuesta de valor. Tu cliente debe percibir que obtendrá beneficios, si no, tu propuesta no tendrá interés para él. Pocas veces tu cliente comprará tu producto sólo por su funcionalidad, por eso hay que vender algo más. Si empiezas a detallar como un loco las características de tus productos o servicios, terminarás aburriendo a tus destinatarios y no leerán tu propuesta. Teniendo esto claro, conviene que no lo olvides cuando te pongas a escribir tus emails.

5. Refuerza la credibilidad con datos

Como hemos dicho antes, el copywriting busca transmitir fiabilidad a los clientes y una forma de hacerlo es utilizando datos y cifras. Estos aportan características tangibles y objetivas a los productos o servicios. No es lo mismo decir “llevamos muchos años en el sector” que “trabajamos para ti desde hace 10 años”.

6. Incluye imágenes

El contenido audiovisual siempre mejora la atención del lector y es una forma de optimizar una newsletter, más cuando se trata de una imagen llamativa que complemente la información del copybody del email.

7. No te olvides de las llamadas a la acción

Si tienes claro cuál es el objetivo de cada email, no tendrás dudas sobre cuál es la llamada a la acción que debes emplear.

Es posible que quieras que los suscriptores se apunten a tu curso, que te compren algún artículo en promoción, que se beneficien de un descuento o que se registren en un webinar gratuito. Y en función de ese propósito, tendrás que articular de uno u otro modo el call to action. Pero nunca envíes un email sin haber puesto al menos uno, ya que hacer email marketing sin llamadas a la acción es como querer apuntar sin saber bien a dónde.

¡Teniendo en cuenta estas observaciones sólo queda desearte suerte con tu newsletter y esperar buenos resultados!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *