Home / admirador / Las marcas necesitan ¿clientes o fans?

Las marcas necesitan ¿clientes o fans?

Evidentemente, el objetivo de todo negocio es obtener ingresos económicos y hay dos puntos de vista para enfocar tus ventas: ¿te compran tus clientes o te compran tus admiradores? ¿Cuáles te interesan más? De eso vamos a hablar en este post.

 

Ellos son los protagonistas

Un seguidor es aquel que te sigue como marca para saber lo que publicas, ya sea por estar informado, por tener conocimientos sobre tu sector o porque es tu competencia. Incluso, como suele ocurrir en Twitter, sea simplemente por coleccionar followbacks en su perfil.
Pero un seguidor no tiene que ser un fan o admirador de tu marca.

Un cliente es aquel que seguramente te sigue, pero con un relativo amor por lo que haces. Es posible que compre puntualmente alguno de los servicios o productos que presentas y tienes el riesgo de que deje de seguirte en cualquier momento.

Mickey Spillane, escritor, decía:

“No tengo lectores, tengo clientes”

¡Y vaya que vendió libros!

 

Un cliente fiel o fan es algo más y suele poseer ambas características: ser tu seguidor y además estar enamorado de lo que haces, de tus productos, de tus publicaciones. Evoluciona con tu marca y compra varios de tus productos o servicios. Está atento a tus novedades porque te quiere con el corazón.

Steve Jobs lo decía muy claro:

“Apple no tiene clientes, tiene fans”

 

El second customer está a mitad de camino entre el seguidor y el fan. Es alguien que te sigue porque le encanta lo que haces, tu marca, tu logo, ¡hasta tu respiración! Pero no te compra. ¿Debes menospreciarlo por ello? Nunca.
Un second customer, sin necesidad de ser un influencer, da difusión a tu marca y a lo que haces. Es alguien que seguramente te defenderá ante un comentario negativo en las redes sociales o en el mundo offline.

 

 

Cuídalos, emociónalos

Todos ellos son interesantes para ti, por eso debes cuidarlos y hacer que se emocionen con tus contenidos publicados en el mundo digital.

La mayoría de los clientes empiezan como fans o lectores. El cómo hacer para convertirlos en clientes fieles dependen de lo que les ofrezcas y de si consigues emocionarlos. Este tema lo trataremos en un próximo post.

Ofréceles algo práctico, que les enseñe, que les resulte útil, que despierte su interés, que les produzca una sonrisa o les haga saltar una lágrima. Conquístalos con tu pasión y con tu buen hacer porque no podrás comprarlos.

Por eso una de las frases más repetidas en el mundo del marketing y la comunicación es:

“Las personas olvidan lo que has dicho y lo que has hecho, pero nunca olvidan lo que les hiciste sentir.”

 

¿Clientes o fans?

Depende de tus objetivos de empresa y de tu estrategia de Marketing.

Si lo que te interesa es tener clientes, el enfoque de tus contenidos se centrará en la descripción de las bonanzas de tus productos, de los fantásticos beneficios que aportan a quien los compra y del ideal precio que tienen.

Si buscas fans, clientes fieles, y second customers, seguramente tus contenidos digitales aportarán los valores que ellos esperan de ti. Este es el camino para convertir a un fan en cliente y suele ser más lento, pero también más seguro. Tú les das un valor añadido a sus vidas y ellos te lo devuelven en forma de fans.

Sin duda, tu sueño como marca es que tus clientes sean fans, que hablen bien de ti, que te sean fieles, que sean activos en tus comunidades, ¿verdad? Para lograrlo es necesario humanizar tu marca, hablar con tu comunidad, atender sus peticiones, aclarar sus dudas, aceptar sus críticas y gestionarlas de forma positiva. En definitiva, quererles.

 

¿Y bien? ¿Tienes clara tu respuesta ya? Si la respuesta es no, quizá este vídeo te acaba de definir.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *