Home / Android / Beneficios e inconvenientes de la geolocalización

Beneficios e inconvenientes de la geolocalización

La geolocalización es uno de esos conceptos que hace tiempo se pusieron de moda. En muy poco tiempo, nos encontramos con gran cantidad de aplicaciones para nuestro smartphone que nos pedían acceso al GPS de nuestro dispositivo. Con el tiempo tuvimos que tomar conciencia sobre ella y, actualmente, se pide precaución en su uso por motivos de ciberseguridad.
¿Qué beneficios e inconvenientes tiene estar siempre geolocalizado?

 

¿Qué es la geolocalización?

Es la capacidad para obtener la ubicación geográfica real de un objeto.
Gracias a ella podemos saber desde qué continente, ciudad o país están visitando nuestra web, crear un mapa de calor para comprender dónde se detienen más tiempo los clientes de un centro comercial o enviar las coordenadas del punto exacto en el que nos encontramos mediante una aplicación, entre otras cosas.

 

geolocalizacion

 

Beneficios de la geolocalización

La posibilidad de obtener la ubicación geográfica real de un objeto nos permite, como usuarios, obtener ciertos beneficios que antes no eran posibles, como por ejemplo…

 

Geosocialización.

Existen redes sociales asociadas a la geolocalización (como Foursquare, Instagram o Facebook Places). Gracias al GPS de nuestro móvil podemos compartir con nuestros amigos información sobre el lugar en el que nos encontramos.
¡Alerta! Eso no es siempre buena idea: conozco a algunos cacos que podrían beneficiarse de esa valiosa información. Por ello es recomendable usar la geosocialización con responsabilidad.

 

Buscar mi iPhone.

A los usuarios del smartphone de Apple les puede beneficiar el GPS en caso de pérdida o robo. Y es que, gracias a la app Buscar mi iPhone, podemos conocer el paradero exacto de nuestro dispositivo. Solamente debemos acceder, mediante un ordenador, a la web, acceder a nuestra cuenta y… ¡voilà! Ahí podremos conocer el paradero de nuestro estimado iPhone.

 

Sistemas de navegación.

La geolocalización aplicada a los mapas nos permite disfrutar de los sistemas de navegación. Aplicaciones como Mapas o Google Maps se sirven del GPS de nuestro móvil para guiarnos por las calles de las grandes ciudades.
Este avance nos permite llevar una guía de viaje móvil, gracias a la cual podremos disfrutar de nuestro viaje sin la necesidad de ir cargados con folletos y mapas.

 

Siri, ¿dónde está el bar más cercano?

Los asistentes virtuales también se sirven de la geolocalización. Y es que, en ocasiones, preguntarle a Siri (o a Cortana) dónde se encuentra la sucursal más cercana de tu banco de confianza o la tienda de golosinas que te pille de camino a casa es la solución más eficaz a la hora de moverte en un entorno que todavía no conoces como la palma de tu mano.

 

Transito.

Lo de cansarte de esperar al autobús sin saber cuándo llegará ya ha pasado a la historia. Y es que, gracias al geolocalizador, ya hay muchas pantallas y apps que te anuncian el tiempo de retraso que lleva el transporte público. Y si eres de los que viaja en vehículo propio, existen aplicaciones como Waze o Moovit que, mediante los datos que aportan otros usuarios, son capaces de indicarnos el tiempo real de llegada a nuestro destino.

 

Conocer nuestra localización.

Gracias al GPS de nuestro móvil podemos indicar el punto exacto en el que nos encontramos. Eso es muy útil para aplicaciones en las que debemos señalar el punto de una incidencia (como es el caso de Barrios Activos), a la hora de pedir un taxi con aplicaciones como Hailo o cuando nos hemos citado con alguien que no logra encontrarnos y nos pregunta nuestra localización mediante Whatsapp.

 

Recibir alertas de movimientos sospechosos.

Ya sea porque alguien decidió intentar abrir tu cuenta de email desde la otra parte del mundo o porque clonaron tu tarjeta de crédito y están realizando compras en distintos locales lejanos a tu posición. La geolocalización permite recibir alertas en caso de movimientos sospechosos en tus cuentas (y así evitar males mayores).

 

geolocalización

 

Controversia

La geolocalización no se ha librado de la controversia.
Y es que, a pesar de los beneficios, hay una sombra oscura que cierne sobre los GPS.

 

Muchos usuarios se preocupan por la cantidad de datos que aporta la geolocalización mediante nuestros dispositivos. Uno de los casos que más llama la atención, es la web Google Location History, en la que podemos consultar todos los datos que recopilan sobre nosotros. El hecho que aplicaciones como Foursquare sean capaces de recordarte la cantidad de días que hace que no te desplazas hasta una calle en concreto tampoco ayuda a tranquilizarnos. Y, tal como hemos comentado antes, el hecho de indicar dónde nos encontramos a cada momento mediante redes sociales también puede ser una señal para que los ladrones entren en nuestra casa. También se generó un escándalo ante la aparición de una aplicación móvil para geolocalizar a nuestra pareja o hijos.

Por casos como este, hay sectores de internautas que denuncian abiertamente el control que tienen los gobiernos sobre nosotros mediante los datos que aportamos en la red.

 

 

El uso de la geolocalización puede extenderse a casi cualquier necesidad. Y es que su aplicación en otros datos y tecnologías ha logrado objetivos que hace unos años no hubiésemos llegado ni siquiera a imaginar. Algunos ya han dejado de hablar de geolocalización y ahora hablan de geocommerce, geoposicionamiento web, geoposicionamiento emocional, etc.
Y tú, ¿a qué aplicarías la geolocalización?

 

Autor: Víktor Valles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *